Aurora, señora de la naturaleza y el amanecer, precedía el nacimiento del día pues era la mensajera del Sol. Utilizaba sus rosados dedos para abrir las puertas de oriente, esparcir el rocío entre las hojas y hacer florecer las plantas. Solía mantener una capa de protección sobre todas las mujeres, para que se les otorgara un lugar por encima de los hombres y las bestias, ya que eran ellas sus representantes en la tierra. Cada amanecer con la salida del sol y la llegada del rocio, la diosa bañaba a todas las mujeres para que llenaran al mundo de belleza y amor.

La realidad es que las mujeres y hembras del planeta eran una reencarnación de la Diosa ya que ella antes de nacer las dotaba de sabiduría, intuición y fuerza interior, tal como ella lo era. La Diosa del amanecer y el lucero del Alba, de la que se derivan el resto de las formas materiales y espirituales, daba un soplo de vida todas las formas femeninas en la tierra y así dar la capacidad de crear, dar vida y hacer que todas las cosas en la tierra fueran posibles para los seres humanos.

Pero cuando los hombres decidieron no respetar más su mandato y hacer a un lado a las mujeres, la diosa se vengó y le otorgó a las matronas una serie de recetas que contenían el secreto de la eterna juventud. Un libro en el que se revelaron todas las historias en que las mujeres son dotadas de esta belleza natural y espiritual y se dice que se cuentan además los secretos más antiguos para conectar a todos los seres humanos con la diosa Aurora. Todo tipo de brebajes, menjurjes y pociones son descritas en el libro que dictó la divina Aurora a cada una de las abuelas de la tierra y se sabe además por quienes han probado el poder de estas preparaciones que tienen el más fino y auténtico poder de la naturaleza. Después de mucho buscar, por fin hemos encontrado estas recetas para compartirlas con las mujeres alrededor del mundo.